sábado, 12 de octubre de 2013

Para empezar, poesía

El 12 de Octubre se publicó el suplemento gratuito DIME QUÉ LEES, en La Voz de Almería.






Una revista literaria que pretende acercar y fomentar la lectura entre nuestros niñ@s y jóvenes, y donde he tenido la suerte de participar, entre grandes amigos como Javier Carretero, Domingo Torrente, Paqui Cruz o Alberto Cerezuela entre otros muchos, con un artículo de opinión titulado 'Para empezar, poesía'.



Quisiera agredecer a Mónica León por la confianza depositada en mí y por el buen trabajo que ha realizado con esta iniciativa tan bonita. 

Espero que os guste.

¡GRACIAS!



PARA EMPEZAR, POESÍA

Una de las mejores lecturas que podemos dar a nuestros pequeños cuando están aprendiendo a leer, sin duda, es la poesía. Aunque son muchos los que piensan, erróneamente, que el niño se va a aburrir con este tipo de texto. 

La poesía infantil es más que adecuada y recomendable para enseñar y motivar al pequeño lector. 

Para empezar, la poesía cuenta una historia en unos pocos versos, lo que ayuda no sólo a la comprensión de lo que se lee, sino también a que el niño no se desmotive, puesto que podrá leer a su ritmo, sin prisas, sabiendo que va a terminar la lectura en un periodo de tiempo adecuado para él, obteniendo al final la satisfacción personal de haber conseguido su objetivo, lo cual lo animará a continuar leyendo.

Además, la poesía infantil habitualmente se acompaña de rimas, lo que hace que todo lo que leamos se componga de ritmo, de música, ayudando con ello a recordar mejor el texto y a la vez divertirnos mientras lo estamos leyendo y viendo, ya que no nos podemos olvidar de la parte ilustrada, complemento básico para cualquier tipo de libro infantil.

Hay muchas clases de poesía infantil: con métrica, con verso libre, con rima, sin rima, más convencional, más divertida. Personalmente, a mí me gusta aquella en la que la imaginación, el disparate y las risas están a la orden del día, porque es este tipo de lecturas la que despierta la curiosidad, la fantasía y la sonrisa en el niño, y debemos tener presente que de lo que se trata no es sólo de que el niño lea, sino que también disfrute con lo que está leyendo. 

Tenemos que ser conscientes que presionar a un niño que está aprendiendo a leer con lecturas extensas no va a ayudar a despertar en el pequeño el afán por leer, descubrir o disfrutar de los libros. Sin embargo, la poesía, corta, rítmica y divertida puede llegar a ‘atrapar’ por su brevedad y sencillez.

No hay mejor forma de acreditar que este tipo de lectura es una de las más adecuadas para nuestros pequeños, que cuando voy a los colegios a realizar encuentros de autor y compruebo en primera persona lo bien que se lo pasan y lo mucho que disfrutan los niños con la poesía. Recitan, riman, juegan, ríen… O cuando realizo firmas de libros y los padres recalcan sobre mis ejemplares de poesía ‘¡se lo ha leído de un tirón!’. ¿Puede haber mayor satisfacción?  

Normalmente, cuando hablamos de poesía infantil, se nos viene a la cabeza Gloria Fuertes, gran poetisa por excelencia de este país, la cual dejó el listón tan alto que aún nadie ha conseguido desligar su nombre del puesto número uno dentro de este género literario. Y aunque esta extraordinaria mujer sigue causando sensación entre los pequeños de hoy en día, hay que dejar paso y conocer a otros poetas tan grandes y admirados como la maravillosa Carmen Gil y sus libros ‘El libro de las princesas’ o ‘El libro de los piratas’ de la editorial Toro Mítico, o el genial Fran Nuño con ‘La hora de los relojes’ de la editorial Factoría K de Libros, entre otros muchos libros y poetas españoles, los cuales sería interesante descubrir. Os aseguro que disfrutaríais mucho junto a vuestros hijos de estas lecturas. ¿Quién no lleva -aún- un niño dentro hambriento de fantasía, disparates y diversión?   

Cada día estoy más convencida que la poesía es uno de los mejores recursos que tenemos para inculcar y fomentar entre nuestros niños el amor hacia la lectura, puesto que si los enseñamos a leer, a comprender lo que leen, a divertirse con lo que leen, a amar lo que leen, ¿cómo estos niños no van a continuar el resto de sus vidas descubriendo en los libros mágicas historias? 

                                            María del Mar Saldaña


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios